Con una audiencia que CBS calculó en millones en Estados Unidos, ayer por la noche el príncipe Harry, segundo hijo de la famosísima Lady Dy y el príncipe de Gales, Carlos, heredero al trono británico, y su esposa la ex actriz Meghan Markle dieron una entrevista a Oprah Winfrey que dejó declaraciones brutales.

Según publicó The Wall Street Journal, la cadena CBS pagó a Harpo Productions, la productora de Oprah Winfrey entre 7 y 9 millones de dólares (entre 5,8 y 7,5 millones de euros) por la entrevista.